En busca de la energía perdida. ¿Qué te tomas?

27 Oct

En la época en la que actualmente vivimos, es más común comprar una botella de refresco o de alguna bebida energética que comprar una botella de agua. Lo cual, sin duda, ha causado un gran impacto en nuestra forma de vida. Un claro ejemplo de esto, es el aumento cada vez más frecuente de obesidad, tan sólo en nuestro país, 7 de cada 10 personas sufren de obesidad. ¿A causa de qué? El problema radica en los altos niveles de azúcar que éstas bebidas contienen, así como su adicción. Otro factor es la influencia que ejerce la publicidad en la población, principalmente juvenil, ya que hacen creer que éstas bebidas tienen un efecto favorable; sin embargo, la realidad es otra.

La energía que requerimos para realizar actividades normales diariamente como respirar, comer, dormir, pensar, pestañear, movernos, etc., es de 1500 calorías aproximadamente (ya que esto depende de muchos factores), sin embargo, estudios realizados revelan que ingerimos casi el doble de las calorías que realmente utilizamos; y un alto porcentaje de estas mismas provienen de bebidas con altos contenidos de azúcar, como son los refrescos principalmente. Lamentablemente el refresco es un producto ingerido diariamente en la mayoría de la población y en grandes cantidades, que incluso, resultan alarmantes. El problema de la acumulación de tanta “energía”, consiste en que no la utilizamos, sólo se queda almacenada en forma de grasa, y no realizamos ningún ejercicio o actividad para gastar esta energía. Además de que el aumento en el consumo de éstas bebidas continúa avanzando cada vez más, a causa, principalmente, de la publicidad generada.

Además existen bebidas que pretenden como objetivo activar el sistema nervioso, conocidas como “bebidas energetizantes”, sin embargo, éstas sólo deberían de ser consumidas por deportistas de alto nivel que realmente pueden regular su uso de manera adecuada. Incluso en algunos países su venta es restringida, mientras que en México se promueven en todo tipo de lugares y su acceso a las mismas es muy fácil, por lo cual producen efectos nocivos a la salud, principalmente de los jóvenes.

Por: Valeria López Granados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: